Cultura

CIUDAD DE BUENOS AIRES

"7 cajas" declarada de Interés Cultural

El viernes 7 se realizó un acto en la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires en donde se entregó una distinción, votada por unanimidad, a los realizadores del film paraguayo "7 cajas".

Violeta Bruck

@Violeta_Bk

Sábado 8 de noviembre de 2014 | Edición del día

Los directores, Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori dialogaron con el público presente sobre distintos aspectos de la producción cinematográfica.

Lucas Rodríguez Perea del Cineclub "El agite cultural" presentó la película y realizó una entrevista pública a los directores. En una breve introducción Lucas destacó que en la historia de Paraguay se cuentan 25 películas hechas, y "7 cajas" funciona como una bisagra, porque a partir de las repercusiones de esta película se están creando escuelas de cine en Paraguay, y se fundó la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas que no existía hasta el año pasado. Se destacó también el hecho de que sea una película hablada en un idioma originario y subtitulada al español, como un hecho importante de valorización cultural. Por otra parte agregó que "7 cajas" está en exhibición desde hace cuatro meses en dos salas de Caba y ya tiene sumados casi 65 mil espectadores.

Juan Carlos Maneglia explicó que era muy emotivo para ellos que una película paraguaya esté en la cartelera porteña. En sus inicios en el cine, los dos directores se escapaban hasta Buenos Aires para ver películas latinas o europeas, que en Paraguay no se pasaban. Corrían de una sala a otra por la calle Lavalle para nutrirse de cine, porque no tenían la posibilidad de estudiar en su país. Luego de esta breve presentación comenzó el dialogo a modo de entrevista pública, guiada por Lucas Rodríguez Perea.

Lucas: "7 cajas" es una película de género, pero además de ser una película de suspenso y género con todos sus elementos, hace un relato sociológico del lugar. ¿Este retrato social que hacen estaba buscado de entrada o se dió después?

Juan: Mi papá tuvo salas de cine y yo soñaba con hacer películas de género que enganchen al público, y que sea también un cine popular de acá de Paraguay. Para nosotros fue muy importante la observación, estuvimos 4 años conociendo el Mercado 4, sus movimientos, sus personajes. Los dos protagonistas están basados en personajes reales del mercado. Fuimos pensando entonces que la película tenía que tener los ingredientes del cine de Hollywood, del cine con el que crecimos toda nuestra vida, pero con nuestra manera de ser, y esa mezcla nos resultaba muy interesante. Porque en Hollywood vos tenés tremendas persecuciones de autos, y acá son con las carretillas del mercado. Esa mezcla nos parecía muy interesante. Para nosotros fue una experiencia muy complicada, porque al no haber industria en Paraguay, ni los medios para hacerla, no tenemos Instituto de Cine, no tenemos fondos, por eso hicimos la película con cámaras de fotos.

Lucas: Es muy importante el rol de la mujer en la película, y eso parece que está buscado como para revalorizar el rol de la mujer en la sociedad paraguaya, ¿es así?

Tana: Sí, eso ya estaba así desde el guión, y también en los personajes reales de donde salen los protagonistas. Ella, la joven en que se basa el personaje de Liz, fue mamá muy joven y era la que comandaba la pareja, la que sacaba todo adelante. La actriz pudo llevar muy bien estas características a la escena, la fuerza, la mirada positiva y creo que tiene mucho que ver con lo que es la mujer paraguaya también. Yo creo que es como un espejo de lo que es la mujer paraguaya.

Lucas: Deben tener varias anécdotas del rodaje. ¿Pueden contar algunas?

Tana: Filmamos todo en el mismo mercado y esa fue la mayor riqueza. Como éramos un batallón y cuando empezábamos a grabar se gritaba "acción", entonces ahí todo el mundo miraba a cámara, y se arruinaban las tomas. Tuvimos que no decir más "acción" y armar todo un sistema con radios para que la gente no se entere.

Juan: Hay otra anécdota que contamos siempre, que es de cuando yo escribí el guión. Yo no escribía en computadora, yo escribía en fichas, y un día guardé todo en el auto, no tenía copia. Entonces me llaman de la productora y me avisan que me habían robado el auto, se robaron la única copia del guión, y yo desesperado. Fui a hacer la denuncia y en la declaración insistía que lo más importante era el guión. Entonces esa información llega a la cárcel y me empiezan a llamar de ahí los presos diciendo que tenían mi guión, y que les cargue crédito de teléfono, pero yo les pedía que me lo lean, como forma de saber si era cierto y ahí me cortaban. Estuvieron así varios días, hasta que me dí cuenta que no lo tenían y empecé a escribir de vuelta. Pero bueno, eso ya es otra película.

Lucas: ¿Cómo resolvieron la parte técnica para una producción que tiene todo tipo de persecuciones y mucha acción?

Juan: Hicimos muchísimas pruebas. Nuestro director de fotografía hizo mucha pruebas y se creó como un grip especial para carretillas, algo muy raro, que no existe. Lo importante fue ser creativo con lo que teníamos, probar hasta encontrar el lenguaje. Las persecuciones fueron totalmente dibujadas y ensayadas, la única manera de trabajar en un lugar tan difícil como es el mercado.

Desde el público también se sumaron preguntas.

¿Cómo funcionó la co-direccción?

Tana: Nosotros trabajamos juntos hace mucho tiempo en series, cortos, publicidad, y lo que hacemos es complementarnos. Hacemos que entre nosotros no haya nada de egos. A veces él me convence a mí, a veces yo lo convenzo a él. Yo vengo de la dirección de actores y Juan de la puesta de imagen. Juntos nos nutrimos y estamos más seguros.

¿Tienen algún proyecto futuro?

Juan: Sí, estamos trabajando en una película que tiene que ver con la plata escondida durante la guerra grande (guerra del Paraguay). Porque había familias ricas que no podían depositar su dinero durante la guerra, entonces lo enterraban, y hasta hoy existe en Paraguay gente que busca esos tesoros. La película es sobre esta historia.

Para terminar se hizo un recuento del recorrido de la película. La principal oportunidad se abrió en 2011, cuando gana por unanimidad del jurado el premio de Cine en Construcción de San Sebastián, que permite el financiamiento para poder terminar la película con alta calidad. Para los directores el proyecto tenía el objetivo de ser una película popular en Paraguay, pero se abrieron las puertas para difundirla a nivel internacional. En la actualidad "7 cajas" ya estuvo en más de 145 festivales y obtuvo 34 premios, la mayoría de ellos fueron "premios del público".

Los directores cuentan que "fue impresionante la experiencia de llevar al película a Japón, India, Canadá, y ver que la gente se emocionaba en los mismos lugares, se reía en los mismos lugares, aplaudía al final, la reacción era muy parecida. Nos generaba esa curiosidad de saber ¿cuál era el secreto? y creemos que son esos personajes, con los cuales se identifican todos, y eso es impresionante".


Reseña publicada en La Izquierda Diario







Temas relacionados

Tana Schémbori    /    cine paraguayo   /    Juan Carlos Maneglia    /    7 cajas   /    Cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO