Cultura

JUVENTUD

40 años después, los lápices siguen escribiendo

A 40 años del aniversario de la noche de los lápices salimos nuevamente a llenar las calles con la movilización.

Guadalupe Oliverio

Juventud PTS

Selma Saeg

Juventud PTS

Viernes 2 de septiembre de 2016 | Edición del día

En unos días, van a cumplirse 40 años de un nuevo aniversario del 16 de septiembre de 1976, conocida como “la noche de los lápices”, donde seis meses después del comienzo de la dictadura más sangrienta de la Argentina, los militares secuestraron a diez estudiantes secundarios de la Ciudad de La Plata.

Desde siempre, la historia que nos cuentan es que aquella noche, fueron secuestrados y desaparecidos porque estaban al frente de la pelea por el boleto estudiantil. Pero lo que nos ocultan, es que su lucha no terminaba ahí.

A fines de los sesenta y comienzo de los años setenta, en todo el mundo se ponían en pie nuevas ideas. Las estrategias para cambiar de raíz este sistema de opresión y explotación eran debates frecuentes entre los jóvenes y los trabajadores. Y estos estudiantes, junto con otros miles, eran parte de esa generación que peleaba por un mundo diferente.

La guerra en Vietnam y el movimiento hippie en EE UU, el Mayo Francés, donde obreros y estudiantes se unieron para luchar, la revolución cubana y el Cordobazo en Argentina, fueron algunas expresiones de la efervescencia que había por abajo. Que influenciaron y sembraban ideas a lo largo y ancho del mundo.

El golpe de estado en Argentina, que se dio en 1976, estaba inserto en el “Plan Cóndor” comandado por Estados Unidos. Pusieron en pie dictaduras cívico-militares en toda Latinoamérica que tenían como objetivo eliminar las ideas del socialismo y a la vanguardia obrera y estudiantil que las hacía carne, porque amenazaban directamente sus intereses. Pero no lo lograron, al dia de hoy, sigue habiendo jóvenes que levantan bien en alto sus banderas.

Un dia de movilización desde temprano

Este año, el 16 de septiembre, es el día elegido por el macrismo para hacer su audiencia pública en La Usina del Arte para discutir sobre los tarifazos. Después de los cacerolazos, los cortes y movilizaciones el gobierno tuvo que retroceder y llamar a que todos los que estén interesados, se acerquen a debatir cómo resolver este problema.

Tanto el gobierno Nacional, como los provinciales donde la gobernación la tiene el Frente para la Victoria, vienen llevando adelante un ajuste al bolsillo del pueblo trabajador, tarifas impagables del gas y la luz al igual que el aumento del transporte. Por eso, el PTS en el Frente de Izquierda, exige un paro nacional para el 16 de septiembre desde temprano y cortes de calles en los distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires.

En sintonía con los tarifazos y el ajuste a la educación, este año, se reavivó dentro del conflicto educativo la pelea por el boleto educativo gratuito, un reclamo que levantaban los estudiantes secundarios en la noche de los lápices y que al día de hoy sigue siendo una exigencia de toda la comunidad educativa. Una demanda que va a estar latente ese dia.

Los derechos humanos de ayer y hoy

Se cumplen 10 años de la desaparición de Jorge Julio López, quien en 2006, días después de haber declarado por su secuestro en la dictadura contra Etchecolatz, desapareció nuevamente en democracia. Sin duda el estado es responsable de esta desaparición. Aníbal Fernández se atrevió a decir que “seguro fue a la casa de la tía a tomar té” y la impunidad sigue, porque hace unas semanas, el macrismo, decidió darle prisión domiciliaria al mismo Etchecolatz, es decir, más lujos y privilegios, a un genocida, quien en la dictadura sus funciones eran de alto rango.

Una de las consignas que el PTS propuso para encabezar la marcha del 16 de septiembre fue “A 10 años, aparición con vida de Jorge Julio López” y “Carcel común a Etchecolatz” sin embargo, tanto La Cámpora, como La Mella se negaron a que sean parte de las consignas centrales.

El PRO está en una avanzada sobre los derechos humanos, intentan borrar una parte de la historia. Desde que asumieron, ensayan un discurso, avalado por La Nazion, para decir que en realidad no fueron 30.000 los desaparecidos, que está en duda si no fueron muchos menos. Avanzaron en la persecución por medio de la justicia hacia Hebe de Bonafini, con quien tenemos diferencia profundas, que hemos remarcado durante los últimos años, pero no podemos negar el ataque a las organizaciones de derechos humanos, como lo son las Madres y las Abuelas de la Plaza de Mayo. A su vez, llevaron a cabo represiones, junto con el Frente Para la Victoria, en las distintas provincias, frente a las movilizaciones del pueblo trabajador.

Este nuevo aniversario de la noche de los lápices, se da en el marco de una movilización masiva por mes, donde la bronca de los de abajo no para de expresarse. El avance de la derecha sobre los derechos humanos y la complicidad de los que dirigen tanto sindicatos, como provincias, ya no se esconde. Pero si se responde, con movilización y organización.

La sangre de los caídos se rebeló

El plan de la dictadura fracasó. Hoy no olvidamos, ni perdonamos. Tampoco nos reconciliamos. Emerge una juventud que levanta bien en alto las banderas de los desaparecidos.

Todos los 16 de septiembre, se convierten en la movilización de los estudiantes secundarios, terciarios y universitarios. Este año La Cámpora, que durante el último tiempo hacia su propia marcha en La Plata, para no denunciar a su propio gobierno, decidió hacerlo en unidad. Tenemos que ser miles en las calles desde temprano, pero no podemos bajar ninguna bandera. Por eso, decimos que los lápices siguen escribiendo y por eso defendemos la educación pública de los avances de los gobiernos, así como continuamos la pelea histórica de conquistar el Boleto educativo gratuito.

Enfrentamos el ajuste y los despidos del Gobierno Nacional y de los Gobiernos Provinciales y peleamos por la carcel común a todos los genocidas, porque a 10 años de la desaparición de Jorge Julio López en democracia, pedimos su aparición con vida ya. Sabemos que el estado es responsable y exigimos carcel común a Etchecolatz.

La mejor manera de recordar a los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos es seguir su lucha. Por un mundo sin explotadores, ni opresores. Militamos para cambiar de raíz este mundo, que solo tiene para ofrecernos miserias. No le debemos nada a los capitalistas. Que este nuevo aniversario de la noche de los lápices, nos encuentre desde temprano en las calles, haciendo escuchar bien fuerte nuestras voces.








Temas relacionados

Jorge Julio López   /    Noche de los Lápices   /    PTS   /    Historia   /    Cultura   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO