Enfoque Rojo

LESA HUMANIDAD

“¡30.000 compañeros presentes! A pesar de ustedes…”

Con esas palabras, mirando a los genocidas de la Fuerza de Tareas 5, cerró su declaración José Montes, obrero del Astillero Río Santiago y militante del PTS. Fue testigo en el juicio contra miembros de la Armada y la Prefectura por la desaparición de obreros de La Plata, Berisso y Ensenada.

María Luz Santos Morón

Abogada CeProDH // Integrante de la querella de Justicia Ya!

Martes 29 de septiembre de 2015 | 01:56

Fotografías:Vicky Vallerina/La Plata

Ayer durante la audiencia del juicio de lesa humanidad conocido como Fuerza de Tareas 5, donde se juzgan los delitos cometidos por la Prefectura y la Armada contra más de cuarenta obreras y obreros de la zona de Berisso y Ensenada durante la última dictadura cívico- militar, declaró como testigo de contexto José “el negro” Montes, trabajador de Astillero Rio Santiago y dirigente del PTS que coordinó la elaboración del libro “Astillero Rio Santiago. Su historia y su lucha” basado en los relatos de los propios trabajadores.

Durante su contundente y emotiva declaración Montes explicó detalladamente como el golpe cívico militar se impuso en marzo del 76 como plan del imperialismo yanqui para toda América Latina con el objetivo de llevar una política económica basada en la concentración económica de los grandes capitales, las privatizaciones y el ataque a los derechos de los trabajadores.

Haciendo referencia a las anécdotas que le contaron los viejos trabajadores sobre el terror que sembró la dictadura y los cuidados que debían tener, contó como la burocracia de ATE Ensenada conformada por la lista Azul y Blanca que dirigía Horvarth a nivel nacional y Juan Carlos Marin a nivel regional entregaba la lista de los trabajadores combativos y antiburocráticos a la Marina para que llevaran adelante los secuestros y desapariciones. Lo que evidencia que el plan genocida no fue solo ejecutado por las fuerzas represivas sino que necesitó de la participación activa de sectores civiles como empresarios y burócratas sindicales.

“Los padecimientos de los trabajadores comenzaron desde el primer día del golpe, que hacían horas de cola para entrar a trabajar y si estabas en la lista los infantes de marina los encapuchaban y los tiraban como bolsas de papa a los camiones, delante de todos sus compañeros” relató el testigo Montes y agregó “no se puede entender tanta saña con los trabajadores si no hacemos un poco de historia”.

Los trabajadores de ARS venían protagonizando diferentes procesos de lucha como la pelea por la ley 14.250 de convenio colectivo de trabajo, las jornadas de movilización conocidas como Rodrigazo que lograron la caída de Lopez Rega y Celestino Rodrigo durante el gobierno de Isabel Perón, la conformación de la Coordinadora de Zona Sur donde los delegados y referentes sindicales de este cordón industrial se organizaban de manera democrática para enfrentar los ataques y luchar por sus reivindicaciones contra la burocracia sindical.

A pesar de que el golpe cívico militar intentó terminar con esta organización y disciplinar al movimiento obrero combativo de todo el país, en el Astillero Rio Santiago la resistencia continuó a tal punto que posteriormente con la avanzada privatizadora de los 90 los trabajadores con su organización y su lucha lograron frenar que el astillero pasara a manos privadas. Además, Montes se refirió a los hilos de continuidad entre el pasado y el presente haciendo mención a los trabajadores que hoy se enfrentan a los despidos y las políticas de ajuste.

Jorge “Turco” Sobrado, ex detenido desaparecido, quien estuvo presente acompañando a Montes en su testimonio, con relación a lo que sucedía en la sala de audiencias expresó: “Ya a esa altura de la declaración eran muchos los ojos humedecidos que explotaron en lágrimas mezcladas con aplausos cuando el Negro pidió leer el nombre de los 43 trabajadores desaparecidos del Astillero Rio Santiago, en realidad el pedido era una formalidad, era él ahora quien dirigía como en tantas asambleas.” Así, con cada nombre retumbaba el presente en toda la sala y cuando terminó con la lista gritó bien fuerte “30.000 compañeros detenidos desaparecidos PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE”, se dio vuelta, miró a la cara a los genocidas sentados en el banquillo de las acusados y sus contundentes palabras finales fueron " A pesar de ustedes". La sala explotó en un aplauso. El mensaje de Montes como trabajador y revolucionario fue muy claro: no nos han vencido, y seguiremos de pie luchando y dando batalla.

En la audiencia estuvieron presentes referentes de derechos humanos como Myriam Bregman candidata a vicepresidenta por el FIT y abogada del CeproDH, Carlos Zaiman y Nilda Eloy de la Asociación de Ex detenidos Desaparecidos, Jorge Sobrado ex detenido desaparecido y miembro del CeproDH, Maine Garcia hija de desaparecidos, Juan Contriciani, hijo de desaparecidos y trabajador de Astillero, entre otros.

Al finalizar su testimonio en dialogo con LID el referente de Astillero dijo: “Este es un primer paso pequeño aún para toda la tarea que nos queda a los luchadores obreros y populares, a los organismos de Derechos Humanos que peleamos en contra de la supuesta reconciliación que impulsa el gobierno con las fuerzas armadas genocidas y con los responsables del genocidio y de la desaparición de los 30 mil compañeros en todo el país, de los cuales el 70 por ciento eran trabajadores, activistas, luchadores del movimiento obrero y estudiantil.”








Temas relacionados

Astillero Rio Santiago   /    José Montes   /    Dictadura cívico-militar   /    Lesa humanidad   /    Enfoque Rojo   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO