Géneros y Sexualidades

DIA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

#25N: Miles en las calles contra las violencias machistas

La marcha fue encabezada por madres migrantes en búsqueda de sus hijas desaparecidas. Jóvenes, trabajadoras, militantes y activistas nos dimos cita para inundar las calles de morado y para demostrar que la consigna de “si tocan a una nos organizamos miles” comienza a hacerse realidad. Pan y Rosas impactó con un contingente de más de 400 personas. Ahora, nos jugamos a un gran acto este 3 de diciembre

Yara Almonte

Estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales-UNAM

Martes 29 de noviembre de 2016

1 / 1

Este #25N miles irrumpimos en las calles para gritar que estamos hartas de que nos victimicen, nos asesinen, nos agredan, y estamos dispuestas a organizarnos y echar abajo todo ataque reaccionario que quiera imponernos este gobierno patronal y sus aliados clericales. La marcha fue encabezada por las madres migrantes centroamericanas en busca de sus hijas desaparecidas, acompañadas de Norma Andrade, fundadora de Nuestras Hijas de Regreso a Casa en Ciudad Juárez, Chihuahua. Distintas colectivas y organizaciones feministas, así como organizaciones políticas se sumaron a la convocatoria.

Conversatorios, festivales y actividades múltiples hacia el 25N

Para quienes militamos en Pan y Rosas, este 25N fue el punto de llegada de más de quince actividades políticas y culturales en diversas estructuras de trabajo y escuelas. Fuimos más de un centenar de compañeras y compañeros quienes nos apostamos a poner en marcha una verdadera máquina de iniciativas que nos permitieron integrar a muchas compañeras, estudiantes, maestras, trabajadoras y jóvenes hacia la preparación del 25N.

Impulsamos conversatorios con trabajadores y trabajadoras, entre los que destacó uno en la Normal Superior que agrupó a más de 40 maestras y normalistas para discutir cómo organizarse contra la precarización laboral que les impone la reforma educativa, cómo la experimentan como mujeres que también cargan con dobles o triples jornadas de trabajo y cómo viven cotidianamente la violencia feminicida en las periferias de la ciudad. Participó en éstos Sulem Estrada, maestra de secundaria, ex candidata suplente a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México por la Fórmula Anticapitalista.

En el STUNAM, una sala llena de compañeras trabajadoras de intendencia y bibliotecarias fue el auditorio para presentar Pan y Rosas en la Biblioteca Central, contando con la participación de maestras, estudiantes y obreras.
En el sector salud, donde somos parte del impulso de un boletín, convocamos y participamos de la movilización del 25N, denunciando la violencia obstétrica, el desmantelamiento de la seguridad social y por la democratización el sindicato.

En universidades de la Ciudad de México, Hidalgo, Jalisco y el Edomex, tuvimos intensas semanas de difusión. En la FES Acatlán participamos de las elecciones a Consejo Técnico y a Comités de Carrera con una fórmula abiertamente de izquierda y que destacó la lucha contra las violencias machistas -como el acoso- la educación sexista y heteronormada, y por conquistar plenos derechos para la disidencia sexual (cupo, vida libre de violencia y discriminación, reconocimiento e integración).

Durante la campaña, convocamos activamente a la movilización del 25N y a organizarse junto a los trabajadores y el conjunto del movimiento estudiantil para enfrentar la violencia contra las mujeres, la privatización de la educación y la criminalización de la protesta social, así como de la juventud.

En el CCH Sur desarrollamos un intenso trabajo que agrupó a dos decenas de compañeras y compañeros difundiendo día con día la movilización mediante saloneos, proyecciones, mega pintas, foros y jornadas culturales a la par del impulso de la Agrupación Juvenil Anticapitalista que también lucha en defensa de la educación, contra la criminalización de la juventud y de la precarización laboral.

En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales participamos de asambleas y pusimos en pie una campaña gráfica contra la precarización del trabajo y la violencia feminicida, carteles y mega pintas convocaron a la marcha del 25N; cerramos con un festival cultural con bandas solidarias y con la participación de Norma Andrade y otras luchadoras.

También hicimos foros en la UAM Iztapalapa y en la UACM San Lorenzo. Carteles, periódicos murales, mega pintas y esténciles cubrieron varias escuelas más, como las ESIME Ticomán y Zacatenco del IPN, el CUCSH de la Universidad de Guadalajara y la UAEM Zumpango.

Ahora nos jugamos a que todas y todos los que se sumaron a militar esta movilización impulsemos un gran acto este 3 de diciembre en el local del SITUAM, para fortalecer la lucha por nuestros derechos y para poner en pie una organización de trabajadores, mujeres y jóvenes en perspectiva de la revolución socialista donde demostremos el avance en la organización en nuestros centros de trabajo y escuelas.

Las mujeres trabajadoras alzamos la voz

Todo esto rindió frutos el 25N, con el contingente de más de cuatrocientas mujeres de Pan y Rosas, encabezado por trabajadoras de intendencia despedidas del IEMS (que hoy enfrentan cargos penales por parte del gobierno de Mancera), obreras de maquila, trabajadoras del STUNAM y un bloque combativo de maestras y normalistas en pie de lucha contra la Reforma Educativa.

Sulem Estrada dio un saludo internacionalista durante el mitin, en repudio a Trump y los planes anti migrantes que implementan los partidos demócrata y republicano de EE. UU., planteando que hoy la lucha contra las violencias machistas, el feminicidio y la precarización laboral debe adquirir un carácter anti imperialista y buscar unificar la lucha de las mujeres migrantes y trabajadoras de ambos lados de la frontera y con nuestros hermanos de clase que también enfrentan las deportaciones y la explotación laboral.

Durante la movilización erizaba la piel escuchar las consignas contra la opresión patriarcal que enfrentamos día con día pero, ante todo, impactaba el repudio a este gobierno asesino y represor, a sus políticas pro patronales y sobre todo a las difíciles condiciones de vida que las mujeres trabajadoras tienen que enfrentar para sacar adelante a sus familias.

Lo más impresionante fue la asistencia de múltiples trabajadoras que saben en carne propia cómo el patriarcado es utilizado para profundizar la explotación capitalista. Destacó también el contingente de la Nueva Central de Trabajadores, con electricistas en resistencia que se sumaron al repudio contra la violencia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO