Mundo Obrero

#ABORTOLEGALYA

25J: que la marea verde vuelva a tomar las calles

Tenemos que unir por abajo lo que quieren dividir por arriba. La lucha contra el saqueo macrista y el movimiento de mujeres.

Bárbara Acevedo

Enfermera | Hospital Garrahan @acevedo_bar

Martes 19 de junio | 10:42

Foto: Enfoque Rojo

La cercanía del 8M amenazaba con que la lucha histórica del movimiento de mujeres, revitalizada y masificada en los #NiUnaMenos confluyera con las jornadas de Diciembre del 2017. Es que para ahorrarse pagar sus crisis, los capitalistas tienen que precarizar las vidas de millones, como con el robo a los jubilados. La opresión a las mujeres golpea con más fuerza. Y por eso estuvimos en la primera fila del pueblo trabajador frenando la reforma laboral. Esta fuerza unida al conjunto del movimiento de mujeres es peligrosa para el régimen. Macri, golpeado, habilitó el debate del aborto buscando dividir las luchas.

La mayor muestra de oportunismo es que el gobierno ya recortó más de 12 millones destinados al programa de la Educación Sexual Integral (ESI). Junto al kirnerismo alcanzaron la cifra de $ 800 millones del presupuesto del Garrahan, donde el 5% de las madres internadas con sus hijos son adolescentes. En el país, cada 3 horas hay un nacimiento de niñas menores de 14 años y 100.000 nacimientos de menores de 19 años. Estos fríos números implican para miles de jóvenes llegar a la maternidad con trabajos, vivienda y condiciones de vida precarias. Habiendo soportado abusos y agravios, mientras despiden trabajadoras de la línea 144 contra la violencia machista.

La clase nos separa

Esta es la realidad de millones, mientras un puñado de capitalistas se enriquecen. La defensa de esos intereses de clase nos separa de sus representantes, por más "sororidad" fingida en el el parlamento. La clase nos separa tanto de los diputados de Cambiemos, como los de la oposición patronal. Esos que votaron el presupuesto de Macri, que contemplaba el endeudamiento. Cuyos bloques votaron la reforma previsional y sus gobernadores apoyan la reforma laboral. Quienes a pesar de la verborragia anti - FMI, el PJ y el FpV son garantes del ajuste que vienen a monitorear los organismos de crédito. Y Ninguno plantea dejar de pagar la deuda.

La devaluación llego al 50 % licuando los salarios, que tienen el tope del 15 % en las paritarias, con un pronóstico de inflación del 30% y un dólar a $ 28,40. Recién empieza el vaciamiento a la Salud Pública exigido por el FMI, y ya quieren avanzar con el plan de cierre de encubierto de 4 hospitales en CABA, hacinándolos el predio de uno. Siguen los despidos en el Posadas, se suman los del Garrahan. A ellos no les importan nuestras vidas, ni la carestía que vamos a tener que enfrentar para cubrir necesidades básicas. Como tampoco le importaron a Cristina Kirchner las 3000 muertas por aborto en su gobierno.

Es el Frente de Izquierda el único que luchó siempre por el el aborto libre, legal, seguro y gratuito. En su plataforma, bancas. Y en las calles, donde de lo vamos a terminar de arrancar. Los partidos patronales sólo cambiaron sus votos para no pagar el costo político ante la marea verde.

Nuestra unidad es con las pibas

Estuvieron al frente, con el pañuelo verde incorporado al uniforme. Tomaron escuelas, como lo habían hecho contra la reforma educativa. Quienes venimos hace años masticando bronca por las miles de mujeres, trans y niñas muertas. Años sintiendo a cada una de ellas, tan propia, como cada cercana y conocida que lloramos. Años luchando por todas en las calles. Claro que estamos felices y orgullosas, claro que sentimos esa bronca liberada. La marea se hizo Tsunami.

Los que durante años se opusieron afirman: "son nuevos tiempos", "la sociedad está cambiando", "hay cosas que ya no se pueden decir". Falta el Senado pero si se mantiene y redobla la pelea en las calles, es posible #QueSeaLey. Nos sumaríamos a los más de 50 países en los que ya se conquistó ese derecho. Pero se apuran a reconocernos el triunfo de la "batalla cultural", intentando ocultar que la verdadera pulseada es por las condiciones de vida. Esta pelea recién empieza.

Las trabajadoras de la salud lo sabemos muy bien. Conquistada la ley, vamos a tener que defender la aplicación efectiva del aborto seguro y gratuito como hoy tenemos que defender la Interrupción Legal del Embarazo (ILE). Contra la presión de la la Iglesia oscurantista. Recientemente echaron a un médico riojano que anunció que los abortos en su guardia iban a ser sin anestecia. Médicas sanjuaninas iniciaron una campaña de "No cuenten conmigo". Se envalentonaron con las cínicas declaraciones de Bergoglio llamando a quienes luchamos por este derecho "nazis de guantes blancos".

"Ahora que estamos juntas, ahora que si nos ven, ahora el patriarcado..." se va a defender. Ellos tienen su organización. Nosotras tenemos que construir una corriente política independiente de sus gobiernos, instituciones y partidos. Independiente de las burocracias sindicales y estudiantiles que pretendan encorsetarnos. Que empiece por defender la salud pública contra el ajuste y la implementación efectiva de la ley, una vez conquistada. El patriarcado no se cae si no nos organizamos para voltearlo.

Junto a "las pibas", nuestras pacientes, tenemos que prepararnos para echar a la iglesia de los hospitales y exigir su separación del estado. Que los $130.421.300 que el estado gasta en obispos vaya a la salud y educación. Que se le expropien las tierras que les cedió el estado para construir escuelas y hospitales. Que se aumente los presupuestos en base al no pago de la deuda externa e impuestos progresivos a los ricos. Exigiendo la nacionalización de la banca, condición necesaria para que no se fuguen capitales. La anulación de los tarifazos y la estatización de empresas de servicios bajo administración de sus trabajadores y control de los usuarios, fundamental para bajar la carestía de vida. Levantemos juntas estas banderas en perspectiva de desarrollar una corriente poderosa que tenga como norte el gobierno de los trabajadores y el pueblo pobre.

Las trabajadoras de la salud no sólo luchamos por el derecho a no presenciar más muertes evitables. Sino también, por el derecho a disfrutar de una sexualidad plena, sana y responsable, con respeto de la identidad de género auto percibida y la libre orientación del deseo sexual. Por la disolución de las redes de trata y prostitución en manos de jueces, funcionarios y la policía. Luchamos contra el saqueo macrista que va a reproducir enfermedades y muerte para el pueblo trabajador. Por el derecho a la vivienda, el agua potable, y la educación. No vamos a conquistar equidad de género entre tantos oprobios. Por eso quienes nos organizamos en Pan y Rosas somos feministas socialistas. Luchamos por la vida.

Te puede interesar: Hospital Garrahan: La lucha por el derecho al aborto y el socialismo

Este 25J, ¡que la marea verde vuelva a tomar las calles!

La CGT convocó a un paro dominguero. Los sindicatos que se dicen opositores como Camioneros, la CTA o la Corriente Federal vienen de convocar acciones aisladas, con una política impotente. Y aún no convocan a sus cientos de miles de afiliados a movilizarse con un plan de lucha en serio.

Desde la Agrupación Marrón Clasista Salud apostamos a que sea un paro activo contra los despidos como los del Hospital Garrahan, contra el cierre de los hospitales. Coordinando con los trabajadores en lucha como el Subte, Vialidad, docentes, vamos a movilizarnos para iniciar un plan de lucha que derrote el ataque de Macri, el FMI. Llamamos a las compañeras con las que compartimos la marea verde a sumarse a la jornada con la bandera de las aborto legal y la lucha contra la opresión patriarcal. Las invitamos a soldar la unidad a la que tanto le temen los poderosos y movilizarse con el Movimiento de Agrupaciones Clasistas y el Frente de Izquierda.







Temas relacionados

#13JAbortoLegal    /    Hospital Garrahan   /    Aborto legal, seguro y gratuito   /    Hospital Posadas   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO