Internacional

MIGRACIONES EUROPA

2018: naufragios, cárceles y vallas para la emigración

El nuevo año arranca con nuevos dramas para la emigración: más de 100 desaparecidos en el mar, los heridos en la valla de Melilla o los misteriosos traslados de inmigrantes que realiza Interior.

Aníbal Maza

Zaragoza

Viernes 12 de enero | 20:19

En los escasos 13 días que llevamos en 2018, se han sucedido varias tragedias relacionadas con la inmigración, tanto en lo que se refiere a muertos y desaparecidos como en lo que toca al trato que les dan las autoridades españolas y de la UE.

El mar Mediterráneo convertido en una descomunal fosa común

Según comunicaba la marina libia, el pasado 6 de enero desparecieron el Mediterráneo 100 inmigrantes tras naufragar su lancha frente a las costas de la ciudad de Al Joms en Libia, de acuerdo al testimonio de algunos supervivientes.

Únicamente pudieron ser rescatadas 17 personas, que habían permanecido agarrados a restos de la embarcación hasta que llegaron las fuerzas de rescate. La marina libia afirmó haber rescatado frente a la ciudad de Zawiya a otros 267 inmigrantes de varias nacionalidades africanas que iban a bordo de dos embarcaciones

El pasado 2017 arrojó unas cifras escandalosas en lo referente a muertos y desaparecidos en el mar: 3.116 personas que intentaban atravesar el Mediterráneo rumbo a Europa. Una parte importante murieron o desaparecieron cerca de las costas libias: 2.883, según los recuentos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Si tenemos en cuenta los últimos años, estas cifras aumentan hasta convertir al Mediterráneo en un gigantesco cementerio. El número de fallecidos sobrepasaría los 15000 desde la tragedia de Lampedusa en octubre de 2013, tal y como afirmaba el portavoz de la OIM, Joel Millman. Recordamos que estas cifras pueden ser mucho más altas debido a que muchas muertes y desapariciones quedan sin registrar.

La frontera, punto negro de represión y maltrato a inmigrantes

Más de 300 inmigrantes intentaron entrar en Melilla el pasado sábado a través de las polémicas concertinas, 209 lo consiguieron según informaba Abdelmalik El Barkani, delegado del Gobierno de la ciudad autónoma.

Como es habitual en su modus operandi, la delegación del Gobierno ha calificado los hechos como violentos. Aunque lo cierto es que al menos 4 inmigrantes han sido hospitalizados en la ciudad, desconociéndose el número de heridos entre los aproximadamente 100 inmigrantes repelidos por la Guardia Civil y las fuerzas fronterizas marroquíes. Los inmigrantes que lograron pasar la valla han sido internados en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) adonde han llegado tras atravesar varios barrios de la ciudad.

Debemos tener en cuenta que este es un capítulo más en el historial negro de la inmigración en los enclaves coloniales del Estado Español. No tenemos más que recordar las polémicas acerca de las violentas “devoluciones en caliente”, que fueron legitimadas por la actual Ley de Extranjería.

Además, para aquellos refugiados que intentaban entrar a través del puesto fronterizo las opciones son nulas, puesto que las oficinas de asilo creadas en 2015 permanecen cerradas aún. A estas trabas se unen las dificultades para que las personas migrantes sean consideradas refugiados, como ya expusimos en Izquierdadiario:

“La organización (Amnistía Internacional) ha documentado que las autoridades españolas están otorgando un trato más discriminatorio hacia las personas solicitantes de asilo que no procedan de Siria. Una de las investigadoras de Amnistía Internacional señala que ‘solo aquellas personas procedentes del conflicto sirio tienen posibilidad real de solicitar asilo en puesto habilitado, aunque también encuentran dificultades para hacerlo: muchas han manifestado que son interceptadas por las fuerzas marroquíes’”.

Entre CIES y cárceles, la “política de acogida” del Ministerio de Interior

El pasado día 10 de enero los 67 inmigrantes recluidos en la cárcel de Archidona fueron trasladados o deportados por orden del Ministerio de Interior. Recordemos que habían sido recluidas un total de 572 personas, en su mayoría deportadas a Argelia.

Los 67 inmigrantes han sido traslados en dos autobuses por diferentes Centros de Internamiento de Extranjeros de Madrid y Barcelona tras confiscarles los teléfonos móviles.

Recordemos que desde que Interior recluyó a los inmigrantes en la cárcel de Archidona se han producido varias protestas de los internos contra las condiciones de encierro y represión, que han sido respondidas con más represión por parte de la policía antidisturbios.

Desde el 29 diciembre, en los vídeos difundidos en internet y por la televisión argelina se observaba que varias personas eran golpeadas por la policía cuando se encontraba en el suelo. Periodistas argelinos aseguraban que el inmigrante que supuestamente se había suicidado ahorcándose en su celda en realidad era quien yacía en el suelo recibiendo patadas y golpes que habrían sido la causa real de su muerte.

El pasado sábado 30 de diciembre se realizaron concentraciones ante los CIEs en varias ciudades del Estado español, denunciando las condiciones infrahumanas y la injustificable represión a que son sometidas miles de personas cuyo único delito es buscar una vida mejor.

Lamentablemente, este 2018 arranca como un año plagado de muerte y coronas de espinas para los migrantes, cuando cruzan el mar, la frontera y cuando están el suelo del Estado Español.






Temas relacionados

Racismo   /   Refugiados   /   Xenofobia   /   Inmigrantes   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO