Juventud

INTERNA K

2015: Una Odisea al Espacio (sciolista)

Nadie resiste un archivo. Una verdad nunca más asemejada a la realidad, para los dirigentes kirchneristas del fin de ciclo. De la perorata contra el “elegido de Clarín” al abrazo del candidato que, hace rato, es el proyecto. El dilema de los jóvenes k.

Jueves 25 de junio de 2015 | Edición del día

Primero fueron cinco, luego dos y finalmente uno. El menemismo a cielo abierto de Daniel Scioli se confirmó como sucesor del modelo, y las reacciones no se hicieron esperar.

El gobernador de Buenos Aires no se encontraba exento de apoyos. Previamente al visto bueno de la presidenta (y los mercados), Scioli ya era festejado por una variedad de figuras de la política, el empresariado y la burocracia sindical, que van desde Pignanelli hasta Menem, pasando por Urtubey, Insfrán y Alperovich. La reciente elección de Zannini (un “kirchnerista duro”) como vice, además, sumó la adhesión de referentes “progres” del FPV, que hasta ayer despotricaban contra el ex motonauta y hoy digieren el sapo con una taza de té chino. Son los arrepentidos, los hijos pródigos y los obsecuentes de siempre, representantes de un pragmatismo peronista exacerbado por este último tramo del gobierno k.

Los mareados

El caso más paradigmático de “panquequeada” fue el que dio el dirigente del Movimiento Evita,Fernando “Chino” Navarro. Mientras a principio de año calificaba al ex vicepresidente como “un hombre que privilegió la foto sobre la política y la imagen sobre el compromiso” y, hasta hace un mes, decía que ni éste ni Randazzo lo representaban, ahora afirma que “la fórmula Scioli-Zanini expresa claramente lo que es el FpV”. También manifestó su complacencia otro referente de la agrupación,Emilio Pérsico. Y no son los únicos.

Jorge Taiana, el otrora precandidato por el Evita, rápidamente advirtió en su cuenta de Facebook: “Muy buena la designación de Carlos ‘Chino’ Zannini como precandidato a Vicepresidente. Ahora tenemos que trabajar todos unidos para garantizar un gran triunfo electoral del Frente para la Victoria, que permita avanzar en lo que falta.”. El mismo que pretendía nuclear el voto más “a izquierda” del kirchnerismo, hoy llama a militar la campaña noventista de Scioli.

Martín Sabatella, desde que fue funcionario del FREPASO dio unas cuantas volteretas. En los últimos meses, acompañando la transmutación naranja de muchas figuras del Frente para la Victoria, empezó gritando que “Scioli no representa al kirchnerismo” y ahora susurra que la postulación de Carlos Zannini como compañero de fórmula de Daniel Scioli representa la “expresión, la síntesis y la esencia del kirchnerismo” que “garantiza la continuidad del rumbo”. El líder de Nuevo Encuentro y titular de la AFSCA, posteriormente a esto, anunció que iría como candidato a vicegobernador del pejotista Aníbal Fernández.

Lejos quedaron, también, los días en que Juliana Di Tullio englobaba a al gobernador bonaerense dentro de los “dirigentes que no defienden a Cristina”. A partir de la confirmación del vice, la titular del bloque k en diputados, llamó a la dupla “muy contenedora, con mucha potencia, muy atractiva y con mucho futuro”. “Es una muy buena fórmula, se trata de dos hombres ligados hace muchos años a este proyecto”, concluyó.

Diana Conti, quien ya había salido a defender a Scioli frente a las críticas de Randazzo, directamente determinó: "El proyecto está consolidado con esta dupla". Su giro fue menos brusco que el de los intelectuales de Carta Abierta y los panelistas de 678. Haciendo oda del patetismo, pasaron de equiparar al sciolismo con Macri y Scioli, a apoyar su candidatura con giros retóricos risibles. Ricardo Forster, en este sentido, alegó que "ningún kirchnerista ni peronista se sentiría afuera de una fórmula integrada por Zannini por lo que representa en términos personales y por lo construido desde el sur patagónico, con Néstor y Cristina".

Su derrotero no dista del de Luis D’Elía, que en 2012 afirmaba que “Scioli es un neoliberal conservador que está incómodo en nuestro gobierno” y un día antes de la presentación de Zannini como acompañante, ya confesaba: “Me pasé la vida puteando a Scioli, pero es la única opción”.

Esta defensa de quien alguna vez fue el “candidato de la corpo”, llegó incluso a personajes de la política que lo solían denunciar como un sostenedor de la dictadura, como había hecho Hebe de Bonafini. Ahora, ese asunto parece olvidado. Hebe no tardó en resaltar que la designación del secretario de Legal y Técnica la pone “muy contenta”. De “inepto, falso e hipócrita” y responsable de “hacer mierda” la Provincia, a parte de una alianza que “garantiza la continuidad del proyecto”. Este no es sino otro paso más hacia abrazar lo más rancio del peronismo, lo cual ya había hecho la titular de Madres, cuando ensalzó a Aníbal “Masacre de Avellaneda” Férnández.

Que nadie se confunda…

Como alternativa “progre”, Randazzo dejaba bastante que desear, partiendo de que entró a la vida política bajo la égida de Duhalde. Sin ir más lejos, estuvo a cargo del Ministerio del Interior, cuando ocurrió la Masacre de Once.

Este autor de la “revolución ferroviaria” que nunca fue, parecía de todas formas capaz de mostrarse como cierta alternativa para los jóvenes kirchneristas que se negaban a respaldar a la derecha encarnada en el sciolismo. Cuando Cristina proclamó “Scioli-Zannini 2015”, el descontento se hizo sentir en una base de militantes y votantes que antes repetían “el candidato es el proyecto” y ahora ven que el proyecto tiene nombre, apellido y color anaranjado.

Aunque molesto, Randazzo no dejó de tomar el rumbo de sus correligionarios: “Que nadie se confunda. Yo apoyo todas las decisiones que toma @CFKArgentina. Ella conduce este proyecto del cual soy y seguiré siendo parte”, advirtió.

El fin de ciclo en disputa

En un nuevo episodio de la crisis en la batalla cultural del kirchnerismo, este 20/6 Scioli instó a “seguir construyendo sobre lo construido”, acompañando a 18 mil uniformados en la jura de la única bandera que sostiene: la de los palos para la juventud y los trabajadores.

Nada se puede esperar de este “hijo político de Menem” como reconocían hasta ayer muchos renegados. Algunos saldaron este engorro integrándose a las listas de la nueva fórmula, como es el caso de Taiana. Junto a ellos también hay otros kirchneristas “puros” tales como Axel Kicillof o “Wado” de Pedro (el dirigente camporista que más consecuentemente viene “bancando este proyecto”… sciolista).

Gran parte de la juventud se enfrenta a una encrucijada. Hace sólo unos días, esto tuvo su expresión en las elecciones generales de Mendoza. Mientras el kirchnerismo de esa provincia se sciolizaba con candidatos del riñón del gobernador, miles de jóvenes y trabajadores optaron por una opción de izquierda. En la provincia, Nicolás del Caño del PTS ya había obtenido el 17,71% de los votos para intendente, superando por primera vez al FPV en elecciones ejecutivas. Ahora, Noelia Barbeito, candidata a gobernadora, alcanzó un 10,37% del total.

Frente a los candidatos de los empresarios, el ajuste y la represión, este resultado histórico refleja una simpatía por las listas del PTS/FIT, conformadas por cientos de laburantes, luchadores y más de un 70% de mujeres: los únicos que pueden imponer otra salida a este “fin de ciclo” en disputa.




Temas relacionados

Kirchnerismo   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Juventud   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO