Política

OPINIÓN

18D, 21F, 8M, 24 de marzo: ¿y ahora qué?

Llevamos cuatro meses de movilizaciones. El sábado hubo multitudes en todo el país. En Buenos Aires se colmó dos veces la Plaza de mayo. ¿Y ahora qué hacemos? ¿Qué propone el kirchnerismo? ¿Qué propone la izquierda?

Cecilia Rodríguez

@cecilia.laura.r

Lunes 26 de marzo de 2018 | 07:26

En los últimos 4 meses, se han llenado los alrededores del Congreso tres veces. Dos en diciembre, bajo gases y balas de goma, y una el 8 de marzo. También se llenó una vez la 9 de Julio (21F) y el sábado 24 de marzo hubo no una sino dos plazas de mayo repletas, acompañadas por marchas multitudinarias en todo el país. Todas estas amplias movilizaciones fueron contra el gobierno.

En el momento de conjunción de las dos movilizaciones que hubo el sábado en Capital, había un gentío intransitable desde la Plaza de mayo hasta la 9 de Julio, entre Rivadavia y Corrientes. Era tal la marea de personas que la segunda movilización tardó entre 3 y 4 horas en llegar desde congreso a la plaza.

De las dos plazas del 24 de marzo salen dos políticas. La mayoría de los medios resumen esta dicotomía del siguiente modo: kirchnerismo o izquierda.

Yo estuve en la marcha de la izquierda porque creo que si hacemos como propone el kirchnerismo nos va a tapar el agua. Ellos proponen esperar a las elecciones y mientras tanto rosquear con el PJ de Massa, Pichetto, Scioli y compañía para lograr la “unidad” contra Macri.

Esta propuesta tiene dos problemas: el primero son Massa, Pichetto, Scioli y compañía ¿desde cuándo esa gente es piola? ¿y qué garantías nos dan de que vayan a hacer algo muy diferente a lo que ya está haciendo Macri? Ni siquiera son capaces de resistirse a votar el saqueo a los jubilados. ¿Y con el aborto que van a hacer? Casi todo el PJ y su amigo Vaticano está en contra. ¿De qué nos quieren convencer?

El segundo problema es eso de que hay que esperar a 2019. Hay temas que no pueden esperar. La gente está perdiendo el laburo ahora. Las personas no pueden pagar el alquiler ahora. Los jubilados están cobrando menos ahora. Las mujeres mueren por abortos clandestinos ahora. El aborto se va a discutir ahora en el Congreso. ¿Cómo hacemos valer la movilización para que salga la legalización del aborto, junto con la educación sexual integral y los anticonceptivos gratuitos y realmente garantizados por el Estado? La mayoría ya está a favor de este derecho -lo indican todas las encuestas sobre el tema- pero el Congreso ya demostró que es capaz de votar en contra de lo que opina la mayoría: lo hizo al votar el saqueo a los jubilados.

Sin movilización no se puede arrancar nada que el Congreso no quiera dar. Convencer a las personas de que la cosa más importante es prepararse para votar en 2019, disminuye de por sí la importancia de las movilizaciones, llama a la pasividad. El mismo gobierno intenta hacer esto anunciando la candidatura de Macri: pretenden conducir el escenario político a la discusión electoral, sacar la política de las calles. Esto se completa porque, además, entre las distintas fracciones del PJ que discuten una eventual unidad, están los dirigentes de los sindicatos que no llaman a paros y huelgas cuando hay que hacerlo (por ejemplo, el 18D). Con eso también buscan que las personas no estén en las calles, peleando por lo propio. Y si las personas no pelean por lo propio, el gobierno sigue siendo de lo ajeno: de los Bancos, las finanzas, los sojeros, etc.

Por estas cosas estuve en la plaza de la izquierda, que en realidad no es solo de la izquierda, como dicen los medios, sino de un conjunto de personas: de madres y abuelas, nietas, hijos, hijas, nietos, un hermano que nos duele a todos, y muchos que volvieron de la detención, de la desaparición, de la cárcel, del exilio y estuvieron siempre del mismo lado, cuando el que reprimía era un gobierno u otro.

Y no se trata de decir, como infantilmente se le endilga a la izquierda, “son lo mismo”. Todos sabemos que bajo el gobierno de Macri el péndulo represivo giró más a derecha, pero de lo que se trata es de estar en contra del péndulo, no de su ubicación. El 24 de marzo es para luchar contra la represión ilegítima y bestial que el Estado practica diariamente, lo conduzca uno u otro. Basta leer las crónicas de Walsh sobre la “secta del gatillo alegre” (la policía bonaerense) para darse cuenta de que hay cosas que no cambian, desde hace décadas, aunque hayamos votado y hayan cambiado los gobiernos.

Creo que la única solución realista a este entrevero no es esperar a 2019 sino participar, marchar, organizarse y militar en 2018, como propone la izquierda. Cualquier otra cosa son promesas que -después de las elecciones- se las lleva el viento.







Temas relacionados

21F   /    #8M   /    Campaña Nacional por el Derecho al Aborto   /    24 de Marzo   /    #24M   /    Reforma previsional    /    Mauricio Macri   /    PJ   /    Aborto   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO