Sociedad

DÍA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

12 de octubre, no hay nada que celebrar

Este 12 de octubre se cumplen 524 años del mal llamado “descubrimiento de America”. Más de 500 años del comienzo del más brutal genocidio y despojo hacia los pueblos indígenas que habitaban y habitan el continente americano.

Jueves 13 de octubre

Ayer llamado “día de la raza”, hoy “encuentro entre dos mundos”; el 12 de octubre de 1492 fue el comienzo del genocidio más grande cometido a la humanidad, con más de 120 millones de indígenas muertos en todo el continente, lo que marcó el inicio de la invasión, la evangelización, el colonialismo, el saqueo y explotación a los recursos naturales, que aun hoy continúa con la complicidad del Estado.

No tenemos nada que celebrar un día como hoy, donde la llegada de los españoles con la cruz católica en la mano, pero sobre todo con la espada y el látigo en la otra, esclavizaron, oprimieron y explotaron hasta la muerte a nuestros hermanos y hermanas indígenas.

A lo largo de la historia, en el seno de Latinoamérica se acuñan cientos de insurgencias de los pueblos originarios, los cuales se han levantado como respuesta a los embates del capitalismo y los intereses del estado burgués. Actualmente, las empresas transnacionales, aliadas con los partidos políticos patronales, han impuesto las mismas condiciones de vida para los indígenas que los colonizadores europeos, con decenas de proyectos hidroeléctricos en tierras mapuche, y grandes forestales que han dañado gravemente el entorno natural de los territorios; una vida indigna para miles de familias que ven golpeada su forma de entender del mundo y su relación con el entorno, un ataque propiciado a partir de la lógica extractivista que ha imperado en los gobiernos neoliberales y que ha dejado campos y ríos secos en el sur de Chile.

Hoy, gran parte de la población indígena es arrojada a la pobreza y la exclusión, y cuando esta decide frenar su realidad de miseria, que cada vez profundiza más el capitalismo, recibe represión y cárcel, siendo discriminados en todo momento. Una historia de explotación y opresión, que como bien sabemos esta historia es también compartida con la clase trabajadora y los sectores oprimidos y pobres de Latinoamérica y el mundo, sectores que son los golpeados y silenciados por los capitalistas, que ven en ellos un sector que puede organizarse y que puede salir a luchar en unidad por sus justas demandas.

En Chile, la presencia del Pueblo Mapuche nos recuerda constantemente la política de colonización y criminalización que han tenido sistemáticamente los Gobiernos de Chile, que sustentándose bajo la herencia de la Dictadura, con la Ley Antiterrorista, testigos protegidos y todo el aparato de inteligencia, solo han entregado al Pueblo Mapuche, cárcel y muerte; como lo hicieron los gobiernos de Bachelet y Piñera, con el asesinato de Catrileo, Lemun, Collio, Melinao, a manos de la policía, y ahora ultimo con la muerte de Quintriqueo.

Denunciamos la represión que han ejercido los estados y empresarios en el Wallmapu, encarcelando a los luchadores y criminalizando en cada acto de respuesta, que no es más que el grito de resistencia que sigue vivo en nuestros hermanos y hermanas mapuche y del cual nosotros también nos hacemos parte. Los políticos patronales y empresarios son aliados y cada vez preparan más ataques hacia el pueblo pobre. En ese camino, la unificación entre los explotados, el pueblo mapuche, los estudiantes y la clase trabajadora debe ser un objetivo vital para levantarnos y combatir de frente al capitalismo.




Temas relacionados

Pueblo Mapuche   /   Pueblos originarios   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO